Banco de la República / Programas de Prevención y Promoción

Programa de Diabetes

Nutrición para el control de la Diabetes

Una alimentación adecuada le ayudará a controlar la diabetes, su peso y a disminuir el riesgo de tener enfermedades de origen cardiovascular como trombosis cerebral e infartos cardiacos

Generalidades de la nutrición en la diabetes
Gracias a las calorías (unidad de medida) que obtenemos a través de los alimentos que consumimos, nuestro cuerpo adquiere energía y mantiene su temperatura corporal y funciones vitales. El requerimiento de calorías diarias de cada persona es diferente y está directamente relacionado con la estatura, edad y actividad física.

Cuando alguien consume más calorías de las recomendadas, éstas se almacenan en forma de grasa produciendo un aumento de peso y por tanto, una persona con sobrepeso u obesidad debe mantener una alimentación baja en calorías y aumentar su actividad física para que el cuerpo utilice la energía de la grasa almacenada en los tejidos y baje de peso.

Esta medida también es una forma de controlar los niveles de azúcar en la sangre. El equipo de salud le indicará cuál debe ser su peso ideal y qué alimentación debe seguir para ajustar su requerimiento calórico diario.

Grupos de alimentos

  1. Grasas: Margarinas, aceites y, en menor concentración, carnes, pescados, aves y huevos.
  2. Proteínas: Carnes, pescados, aves, huevos, lentejas, frijoles y frutos secos.
  3. Azúcares (hidratos de carbono):
    a. Simples: dulces, caramelos, miel, gaseosas, postres, refrescos y helados.
    b. Complejos: frutas, vegetales, pan, cereales, lenteja y legumbres.
  4. Vitaminas: frutas y vegetales.
  5. Minerales: sodio, cloro, calcio, potasio y hierro (sal, frutas, lácteos, carnes).
  6. Fibra: frutas, vegetales, legumbres, cereales.

Recomendaciones
La Asociación Americana de Diabetes ha estratificado los alimentos por niveles del 1 al 6. En el primer nivel están los alimentos que se requieren en mayor proporción y en el último se encuentran, los que se requieren en menor proporción.

Primer nivel: cereales, pan integral, papa, arroz, pasta, frijoles, lenteja, granos y maíz.

Segundo nivel: lechuga, brócoli, espinaca, jugo de vegetales, pimientos, zanahorias, tomates, habichuelas verdes, apio, chiles, col, repollo y verduras verdes.

Tercer nivel: manzanas, jugos de frutas, fresas, frutas secas, toronjas, uvas pasas, naranjas, sandías, duraznos, mangos, guayabas, papayas y bananas.

Cuarto nivel: lácteos y sus derivados. Un paciente diabético debe consumir leche y yogur sin o bajo en grasa y calorías.

Quinto nivel: pollo, carne de res, carne de cordero, atún u otro tipo de pescado enlatado, huevos, carne de cerdo, requesón, mantequilla de maní/crema de cacahuate, queso, pescado y pavo.

Sexto nivel: grasas, dulces, aderezo para ensaladas, aceite, queso crema, mantequilla, margarina, mayonesa, aguacates, aceitunas, tocino, pasteles, tortas, bizcochos, jarabes, galletas dulces, helados y donas. Los alimentos de este nivel no deben ser consumidos por un paciente diabético.

« Regresar a Nutrición

 

 

Alimentarse balanceadamente significa comer variado y en las cantidades adecuadas de cada grupo de alimentos. Consulte a su médico y exija su plan de alimentación al nutricionista.