Banco de la República / Programas de Prevención y Promoción

Programa de Hipertensión

Complicaciones de la Hipertensión Arterial

Si usted o algún miembro de su familia ha sido diagnosticado con hipertensión arterial, es importante que conozca todo acerca de esta enfermedad y siga estrictamente las recomendaciones de su equipo de salud. De esta manera, podrá tratar la enfermedad regular y adecuadamente, evitando que progresen las complicaciones asociadas que pueden presentarse muchos años después de su diagnóstico.

La presencia de hipertensión arterial con cifras persistentemente altas (igual o mayor a 140/90 mm Hg) favorece la aparición de la arterioesclerosis, término usado para describir el endurecimiento y obstrucción (taponamiento) del flujo de la sangre en las arterias, que puede generar en el paciente desde trastornos leves, hasta el compromiso severo de la función de algún órgano importante como el corazón, la retina o el riñón, entre otros.

Al estar sometidas a una presión alta y constante, las arterias pueden presentar una dilatación anormal denominada aneurisma. En muchas ocasiones esta complicación produce el rompimiento de las arterias, desencadenando hemorragias con consecuencias fatales para el organismo como la parálisis de grandes extensiones del cuerpo e incluso la muerte.

» Cerebro:

Pueden presentarse obstrucciones arteriales que se resuelven en cuestión de horas por tratamiento médico y que en la mayoría de los casos no dejan secuelas. Este suceso se denomina evento cerebral isquémico transitorio y en muchos casos es el suceso previo de una nueva complicación que sí podría dejar secuelas definitivas. Por lo anterior, si usted presenta una isquemia cerebral leve, debe ser muy disciplinado con el control de su presión arterial. Si el taponamiento cerebral es definitivo (infarto cerebral), se pueden producir problemas como la pérdida del habla, parálisis de las extremidades o de medio cuerpo y en el peor de los casos, la muerte. Si la complicación es producida por el estallido de un aneurisma, se habla de un derrame cerebral o evento cerebral hemorrágico, que tiene alta probabilidad de dejar secuelas severas.

 

» Arteria aorta:

Como consecuencia de la hipertensión, la principal arteria del cuerpo (de allí se desprenden las demás) puede tener aneurismas en cualquiera de sus segmentos. Si esta alteración se diagnostica a tiempo, el paciente puede ser sometido a una intervención quirúrgica para reemplazar el segmento de arteria afectado. Si, al contrario, la patología avanza y el aneurisma se rompe, la probabilidad de sobrevida (tiempo que se sobrevive) es mínima.

» Ojos:

Si las arterias que irrigan la retina del ojo se ocluyen, pueden producir ceguera. Es raro que se presente esta complicación pero cuando aparece es irreversible.

 

 

« Regresar a Programa de Hipertensión    |     Siguiente »