Banco de la República / Programas de Prevención y Promoción

Programa de Diabetes

Complicaciones Crónicas de la Diabetes

¿Por qué debe seguir el tratamiento de la diabetes tipo 2?

Si usted ha sido diagnosticado con diabetes tipo 2, debe tener presente que esta enfermedad requiere seguir estrictamente las indicaciones dadas por su equipo de salud, pues cualquier cambio que se haga en la dieta, en la actividad física o en la prescripción de los medicamentos que le han ordenado, puede cambiar el nivel de azúcar en la sangre y, en el caso de elevaciones permanentes y continuadas (a lo largo del tiempo) de dicho nivel, puede generar complicaciones en diferentes órganos.

Por lo anterior, es importante que se asegure de que su enfermedad está siendo controlada adecuadamente. Para ello, le recomendamos que asista cada tres meses a las consultas programadas con el equipo de salud, pues en estas usted será evaluado y se realizarán, entre otras, las siguientes actividades:

  • Revisión de la presión arterial.
  • Revisión de peso.
  • Revisión de la piel.
  • Revisión de la sensibilidad de los pies.
  • Examen oftalmológico.
  • Revisión de los niveles de hemoglobina licosilada (cada 6 meses si la diabetes está controlada, o de lo contrario, cada 3 meses).
  • Revisión de los niveles de colesterol (anualmente).
  • Revisión de la función renal (anualmente).
  • Remisión a oftalmología (anualmente).
  • Remisión a odontología (anualmente).

Adicionalmente, es importante que no olvide cumplir su plan de tratamiento con medicamentos, seguir su plan de actividad física regular y mantener su plan de nutrición.

Si todas las actividades anteriores se cumplen, usted tendrá una alta posibilidad de tener controlada la diabetes y alcanzar las siguientes metas:

  • Cifras de presión arterial menores o iguales a 130/80.
  • Nivel de hemoglobina glicosilada menor del 7%.
  • Índice de masa corporal en 20 y 25 (usualmente el paciente debe bajar de peso).
  • Nivel de colesterol total menor o igual a 200.
  • Nivel de colesterol LDL menor de 100.

Si usted logra cumplir estas metas, la probabilidad de que sufra alguna de las complicaciones de la diabetes es remota.

Las complicaciones crónicas de la diabetes limitan su calidad de vida y lo predisponen a eventos que comprometen órganos vitales como el corazón, el riñón y el cerebro.
Las principales complicaciones son:

  1. Enfermedad cerebrovascular: Se trata de la aparición de trombos en los vasos que irrigan el cerebro, lo que lleva a Infarto cerebral o hemorragia cerebral con secuelas como la hemiplejía (parálisis de una mitad del cuerpo).
  2. Cardiopatía diabética: Son lesiones que conducen a la disminución del flujo de sangre al corazón por obstrucción de las arterias coronarias. Su consecuencia más frecuente son los infartos cardiacos.
  3. Enfermedad vascular periférica: Esta complicación, que se origina por la afección de las grandes arterias que llevan la sangre a las extremidades (brazos y piernas), favorece la aparición de ulceras en la piel que son de difícil manejo y curación.
  4. Retinopatía diabética: Además de las cataratas y el glaucoma, que también impiden una visión adecuada, esta es una de las complicaciones más importantes de los ojos por el daño que ocasiona a la retina.
  5. Neuropatía diabética: Se trata del daño de los nervios que llegan a todos los sistemas del cuerpo, produciendo alteraciones en la tensión arterial, diarrea o streñimiento, incontinencia urinaria, infecciones urinarias, impotencia sexual y alteración en la sensibilidad de la piel, principalmente en la del pie a la que frecuentemente se asocia alteraciones en el flujo de la sangre, llevando a lo que se conoce como pie diabético.
  6. Nefropatía diabética: Es el daño en la capacidad del riñón para limpiar la sangre del acumulo de sustancias
    tóxicas que produce el cuerpo. Para poderlas remover, en muchos casos es necesario el uso de procedimientos como la diálisis peritoneal o la hemodiálisis.

« Regresar a Programa de Diabetes